El laberinto del tio Sam

EL LABERINTO DEL TIO SAM

 

“Chicas, champagne, flash,” la frase de Frank López en Scarface, es una que resume gran parte del encanto de Miami—la capital de Latin America. Sin embargo, también resume la razón de muchos tropiezos.

Hiciste tu “primer millón” en, por ejemplo, Sur America, ahora quieres colonizar la capital de Latin America. Por supuesto, necesitas un centro de operaciones; un pent-house con vista a Biscayne Bay. Pero no quieres por esto sacrificar el futuro de tus hijos.

Pues bien, confió que sabrás asesorarte con un abogado competente para guiar tu recorrido por el laberinto de leyes y regulaciones federales y estatales que impactan varios aspectos de la compra de propiedad inmueble en Estados Unidos.

Este articulo examina de manera general las consideraciones tributarias más relevantes en la compra de propiedad inmueble en Estados Unidos por un extranjero. El articulo también presenta estrategias legales para lograr un tratamiento tributario favorable.

Las dos de las consideraciones tributarias más relevantes al momento de un extranjero comprar propiedad en Estados Unidos son: (1) impuestos federales de ingreso y (2) impuestos federales de transferencia de propiedad.

I. Definición de “residente” para efectos de ley tributaria de Estados Unidos.

El código tributario de Estados Unidos define a una “persona de Estados Unidos” como un ciudadano o residente de Estados Unidos, una sociedad o corporación doméstica, un estado de los Estados Unidos, o ciertos tipos de fidecomiso. La determinación de si un individuo es “residente” de los Estados Unidos varia en el contexto de impuestos de ingreso e impuestos de transferencia. En este artículo nos referimos como “extranjeros” a aquellos individuos que son considerados no-residentes en ambos contextos.

En el contexto de impuestos de ingreso un individuo es tratado como residente en un determinado año fiscal si durante ese año el individuo es residente permanente de los Estados Unidos bajo las leyes de inmigración o si, independiente de lo anterior, el individuo cumple con el test de “presencia sustancial.”

En el contexto de impuestos de transferencia un individuo es considerado residente si esta domiciliado en Estados Unidos. El domicilio de un individuo es el lugar donde vive con intención de permanecer indefinidamente.

Ahora bien, en el contexto de impuestos de ingreso, un residente, al igual que un ciudadano, es gravado con base en su ingreso global. Por otro lado, un no residente es gravado solo con base en su ingreso proveniente de fuentes en Estados Unidos. Similarmente, en el contexto de impuestos de transferencia, un no residente solo es gravado con base en el interés que tenga sobre propiedad en Estados Unidos. Por lo cual, mantener estatus de no residente para efectos de impuestos tiene sus beneficios para inversionistas extranjeros.

II. Impuesto de Ingreso para Extranjeros.

El gobierno federal de Estados Unidos grava los ingresos en Estados Unidos de inversionistas extranjeros bajo uno de dos regímenes. Por un lado, bajo el régimen de ingreso de comercio o negocio, el ingreso conectado a una actividad de negocio o comercial en Estados Unidos es gravado con base en el ingreso neto con las mismas tasas aplicadas a las “personas de Estados Unidos.” Por otro lado, bajo el régimen de ingreso pasivo, el ingreso que no está conectado a una actividad de negocio o comercial en Estados Unidos es gravado con base en el ingreso bruto con una tasa que típicamente es del 30%.

Así las cosas, el ingreso percibido por un inversionista extranjero proveniente de rentas de una propiedad en Estados Unidos es gravado bajo el régimen de ingresos pasivos, a no ser que pueda ser de alguna forma conectado a una actividad de negocio o comercial en Estados Unidos.

En cuanto a la ganancia percibida por un inversionista extranjero por la venta de una propiedad en Estados Unidos, es necesario hacer un análisis de dos pasos. El primer paso es determinar si la propiedad está a nombre de una corporación o si está a nombre del inversionista extranjero o de una entidad jurídica no-corporativa. Si la propiedad está a nombre de una corporación, la ganancia es gravada con la tasa de ingreso corporativo (alrededor de 35%). Si la propiedad está a nombre del inversionista extranjero o de una entidad jurídica no-corporativa, entonces las ganancias pueden ser consideradas ganancia de capital. Las ganancias de capital por venta de una propiedad que fue del inversionista extranjero por al menos 1 año son gravadas con una tasa preferencial (alrededor de 15%).

Ahora bien, el segundo paso del análisis es determinar si aplica el régimen de ingreso de comercio o negocio o el régimen de ingreso pasivo. Si la ganancia puede ser gravada como ganancia de capital y cae en el régimen de ingreso pasivo, entonces será gravada con la tasa preferencial. Por el contrario, si cae en el régimen de ingreso por comercio o negocio, será gravada con la tasa normal para ingresos.

III. Impuesto de Transferencia para Extranjeros.

El impuesto de transferencia se refiere al gravamen por transferencia gratuita (por ejemplo, un regalo a un cónyuge o hijo) o a la transferencia por muerte (por ejemplo, a través de testamento). Los inversionistas extranjeros son gravados con el impuesto federal de transferencia solo con base en el interés que tienen en propiedad en Estados Unidos. Sin embargo, en regla general, la propiedad intangible, no es gravada por el impuesto federal de transferencia. En relación a lo anterior, las tasas para inversionistas extranjeros son las mismas que las tasas para las “personas de Estados Unidos.” Sin embargo, las personas de Estados Unidos tienen una exención general de $5 millones y una exención para transferencia entre cónyuges ilimitada. Las exenciones para inversionistas extranjeros son prácticamente nulas en comparación a las anteriores.

IV. Estrategias.

El diseño de la estrategia más favorable requiere de un análisis factico de la situación particular de cada cliente. Los abogados competentes en el tema utilizan varias estrategias y distintas variaciones de las mismas. Entre las más comunes existe la estrategia del fidecomiso irrevocable doméstico. En esta estrategia el inversionista evita el impuesto de transferencia y también recibe el beneficio de tasa preferencial por la venta de la propiedad. Un requisito para que esta figura brinde los beneficios mencionados es que el inversionista extranjero ceda el control de los activos a el fideicomisario (quien debe ser un tercero independiente) y que no conserve control a través de la estructuración del fidecomiso.

Para inversionistas extranjeros que prefieren no perder el control sobre los activos en Estados Unidos, comprar la propiedad a título de una entidad jurídica no-incorporada (como por ejemplo una LLC) puede ser una mejor alternativa. Tal como sucede con los fidecomisos, la ganancia por la venta de una propiedad inmueble en Estado Unidos es elegible para ser considerada ganancial capital e impuesta la tasa preferencial.

Sin embargo, si bien las acciones en una corporación están claramente definidas como un bien intangible y, por lo tanto, su transferencia por regalo o muerte no sería gravada con el impuesto de transferencia, el código no incluye en su definición de bienes intangibles las entidades jurídicas no-incorporadas. Además, las cortes de Estados Unidos aún no se han pronunciado al respecto de si las entidades jurídicas non-incorporadas como, por ejemplo, una LLC, son propiedad intangible para efecto del impuesto de transferencia. Por este motivo, en este momento no existe certeza sobre el posible gravamen con el impuesto de transferencia de la transferencia por regalo o muerte del interés en una LLC. Ahora bien, varios abogados y tratadistas de derecho competentes en el área opinan que es improbable que las cortes adopten la posición de que las cortes adopten la posición de que, en este contexto, el interés de un inversionista extranjero no es propiedad intangible.

Por otro lado, para procurar los beneficios de comprar propiedad en Estados Unidos a través de una LLC, sin arriesgar la imposición del impuesto de transferencia, se puede crear una estructura de propiedad de dos niveles. El primer nivel sería la compra de la propiedad a título de una LLC y el segundo nivel seria mantener el interés en la LLC a título de una corporación extranjera formada en un paraíso fiscal, lo cual posiblemente brindaría beneficios adicionales a los discutidos en este artículo.

V. Conclusión

Es importante resaltar que este artículo pretende ser solo una breve introducción al tema. Este artículo no debe ser considerado una examinación exhaustiva del tema. Las implicaciones tributarias involucradas en la compra de propiedad inmueble en Estados Unidos son increíblemente complejas. Además, existen otras consideraciones relevantes como lo son consideraciones de protección de activos y obligaciones de reporte. Si usted es un extranjero planeando la compra de propiedad inmueble en Estados Unidos, contáctenos para brindarle asesoría legal en el tema.

 
Schedule an Appointment